TAIWAN TUISHOU

LA FORMULA DE SU ÉXITO 

La ecuación es muy sencilla. Si unes un buen grupo de profesionales altamente cualificados para la enseñanza junto con el apoyo gubernamental, el resultado está muy claro: ÉXITO. Sin secretos.

No importa si los métodos de enseñanza son modernos o tradicionales, lo que siempre se ha confirmado es que el Tuishou de Taiwán fue, es y será, el mejor del mundo. Y no es que lo diga un servidor, es que se confirma día a día.

Muchos de los profesionales del Tuishou mundial, de hoy en día, han forjado su leyenda al vencer en esas tierras. Da igual si han vuelto o no a participar en sus torneos, lo que importa es que en su día vencieron consiguiendo que su fama se incremente día tras día.

Escuelas de cada rincón del mundo acudimos a la isla para intercambiar conocimientos. Practicantes de los cinco continentes tratan de enraizarse en su suelo y todos, sin diferencia, descubrimos nuevas formas de salir volando. Esta es una realidad que he vivido y que compruebo constantemente.

Con vuestro permiso me voy a atrever a analizar la fórmula de su éxito.

Taiwán representa uno de los últimos bastiones de las artes marciales tradicionales de origen chino, así de triste y así de real. Lo bueno es que a día de hoy continúan inmersos en los sistemas tradicionales de entrenamiento y no solo en las secuencias de Taijiquan, sino que también, en el combate.

Sus métodos hacen especial hincapié en el desarrollo de un JIN potente. Esta idea aquí está muy arraigada y es el principal motivo por el cual, los occidentales, aprendemos nuevas maneras de volar cada vez que les visitamos.

Tenemos el primer ingrediente infalible: un JIN muy potente.

Además, con tantos años de tradición en el combate de Tuishou, sus métodos técnicos están muy bien estudiados y verificados en situaciones deportivas reales. En competición quiero decir.

En España existen grandes profesionales de Tuishou, pero muy pocos por no decir ninguno, se ha centrado en el desarrollo del JIN, tanto suyo, como de sus alumnos. Entonces, ¿qué tenemos en nuestro territorio?. Un buen nivel técnico y un JIN algo defectuoso. Primer pilar en el que cojeamos.

Muchos de los practicantes españoles intentan compensar la falta de JIN con el peso. Está claro que es más difícil empujar 100 kilos que empujar 70 kilos, pero esto nada tiene que ver con el desarrollo del JIN. Solo tiene que ver con la cantidad de comida que uno ingiere.

Vamos a por el segundo ingrediente mágico de su fórmula: el apoyo gubernamental.

Bueno este punto no es que aquí no lo haya vivido, es que dudo que lo vivan los nietos de mis nietos. Sin embargo en Taiwán cuentan con ello desde hace muchos años.

Para que os hagáis una idea. Hace escasos días ha tenido lugar el Campeonato Nacional de Tuishou de Taiwán 2016, concretamente se ha celebrado en la ciudad de Taichung. En él solo pueden estar los mejores competidores de Tuishou de todo Taiwán; siempre tras superar las eliminatorias regionales. Vamos la “cream” de la “cream”.

Estos competidores nada tienen que ver con los que acuden a los torneos internacionales que se celebran en la isla, este tipo de competidor solamente se prepara para sus nacionales. Os pongo un ejemplo, conocidos nuestros de altísimo nivel que ganan los torneos internacionales a los que acudimos los extranjeros en Taiwán, ni siquiera pasan de la primera ronda en sus nacionales.

Retomando el asunto, ¿sabéis cuál es el apoyo gubernamental para el nacional?.

Primero son los organizadores de todo y segundo, otorgan sustanciosos premios en metálico a los competidores, entrenadores y escuelas que pisan podium. Voy a daros datos más concretos para que comprendáis el apoyo del gobierno al Tuishou taiwanés.

Para cada medalla de oro conseguida en el nacional (cada una de ellas), la organización otorga un premio económico de entre 3.500 a 5.000 euros, dependiendo del nivel de desarrollo de la provincia en la que reside el competidor y su escuela. Además, el entrenador recibe 1.000 euros y la escuela a la que representa, unos 450 euros.

Cada medalla de plata recibe, de 1.750 a 2.500 euros para el competidor, el entrenador 500 euros más menos y la escuela, 225 euros. Los bronces, aproximadamente de 100 a 800 euros, entre 300 a 500 euros para el entrenador y unos 175 euros para la escuela. Como veis el apoyo gubernamental es bastante importante y más en un país en el que la calidad de vida, es bastante económica.

Este tipo de premios tan sustanciales representan un ingreso bastante importante para todas las partes implicadas.

Pero, ¿Esto qué consigue?.

Que la gente quiera aprender Tuishou (incluso desde la infancia), que los entrenadores estén motivados para enseñar, que las escuelas se esfuercen en dar lo mejor con el fin de formar a los mejores competidores del mundo. En definitiva, que en Taiwán desde temprana edad se interesen por el Tuishou, el Taijiquan y las artes marciales tradicionales.

Así de sencilla es la fórmula de su éxito.

Por tanto, si aquí en España queremos tener éxito, debemos crear nuestra propia fórmula teniendo siempre muy presente la desarrollada por ellos. Clubs, Escuelas y Asociaciones, debemos organizarnos para constituir la Federación Española de Tuishou Fijo y Móvil. Dando cabida en ella a todos los diferentes enfoques y entendimientos del Tuishou, ya sean modernos o tradicionales. De esta forma construiríamos campeonatos regionales que habiliten al nacional, entregando premios en metálico a competidores, entrenadores y escuelas. Este podría ser el inicio de nuestra fórmula.

En las manos de todos está.

SpainTuishou

BLACK DOG

CERRAR AL CONTRARIO

En la práctica del Tuishou existen muchos principios básicos pero el más importante, el que representa la esencia del entrenamiento del Tuishou Tradicional, se describe en la siguiente frase:

誰能合﹐誰能贏

(Shei Neng He, Shei Neng Ying)

Su traducción dice: “Quien logre cerrar al contrario, logrará vencerlo”. Actualmente son pocos los entrenadores que aplican este principio pero en cambio, antiguamente, era la base principal de la práctica del Tuishou.

Es necesario entrenar de forma correcta durante años, bajo la tutela de un buen maestro, para poder llegar a entender la importancia de estas palabras y así, poder desarrollar este concepto.

El entrenamiento se compone de tres niveles bien diferenciados. En cada uno de ellos se debe pasar un largo periodo de tiempo, sin precipitarse en la práctica, a fin de conseguir su correcto desarrollo. Debido a las ansias y ganas de avanzar apresuradamente en las mayoría de los practicantes, junto con la falta de conocimiento sobre el enfoque tradicional de muchos de los entrenadores, actualmente es uno de los principios de Tuishou más difíciles de aprender, conseguir y dominar.

Juanjo Estrella Luohan Tang

JINGLONG HUANG